5 consejos de terror para escritores

Después de un año recopilando cuentos y relatos de terror presentados a varios concursos (algunos de ellos premiados y ya publicados) el otro día di por finalizada mi primera antología de terror.
En este artículo quiero presentaros una lista con cinco consejos y reflexiones que anoté en mi libreta mientras hacía las correcciones del manuscrito, y que creo que podrían ser útiles para vosotros si estáis inmersos en una novela de terror o también queréis escribir cuentos.

1. Ser parte de tu propia historia

“Si escribes una historia de terror que transcurre en una casa nunca, jamás te imagines que es tu propia casa mientras lo escribes”: esta frase la publiqué hace unos meses en mi cuenta de Twitter (@GinyValris) y sé que algunos de mis seguidores se sintieron identificados. Con ello no quise decir que un autor de terror deba “alejarse” del personaje y no imaginarse la escena para no verse a sí mismo envuelto en esa situación. La buena literatura de terror debe tener la capacidad de causar desasosiego e incertidumbre al propio autor. Si tu historia no es capaz de asustarte a ti, no esperes que pueda causar miedo a otros. Eso no quiere decir que solo debas hablar sobre lo que a ti te asusta esperando que los demás empaticen contigo, pero si al escribir no sientes un vértigo en el estómago, muy probablemente tus lectores no creerán que están leyendo un relato de terror.

2. Jugar con la imaginación del lector

Muchas veces no es necesario describir demasiadas cosas ni incluir un gran número de escenas de suspense en una novela para lograr asustar al lector. Basta con hacer que éste imagine que va a pasar algo o intuya que la siguiente escena va a dar miedo para mantenerlo en tensión y aumentar el suspense. Así pues, lo que el lector cree que va a pasar le asusta más que lo que cuenta el propio texto. A esta reflexión llegué corrigiendo uno de los relatos que hacía más de un año que no leía. Tenía la sensación de que el argumento iba a tener un desenlace muy diferente y en algunas escenas esperaba que apareciera un “susto” cuando, después, no ocurría nada. Al final logré sin darme cuenta que esa sensación de incertidumbre y miedo se mantuviera durante toda la lectura, y me gustó mucho el resultado. Tenía algunas dudas sobre si incluir el cuento o no en la antología y eso definitivamente me convenció de hacerlo.

3. Recuerda: “lo bueno, si breve, dos veces bueno”

Lo mejor para hacer de nuestra historia una buena narración de terror es contar su argumento como si fuera algo cotidiano. Esto no es una norma literal puesto que hay muchas novelas que triunfan precisamente por lo absurdo de su planteamiento. Sin embargo, al repasar algunas reseñas que he publicado en el blog, me di cuenta de que las novelas de terror y suspense que más me habían gustado coincidían en un punto: durante su lectura no tuve la sensación de que el autor estuviera contando una historia de ficción. El argumento estaba narrado de tal manera que parecía que el autor trataba como “normal” una escena típica de terror, sin decir claramente que fuera terrorífica o haciéndole creer al lector que él no la consideraba como tal. De esta forma, el autor provoca que el lector se sienta desamparado y empatice aún más con el personaje.
Insisto que no es un punto indispensable porque entra en juego la psicología y el estado anímico del lector, y controlar eso podría resultar muy difícil para alguien que está “iniciándose” como escritor porque requiere mucha meditación y trabajo por su parte… pero merece la pena tenerlo en cuenta.

4. No pierdas de vista tu argumento

Este punto es mi preferido. ¿Cuántas veces nos hemos encontrado, queridos lectores, con una novela de terror que nos resulta plana e insípida precisamente porque no encontramos una historia detrás del terror? El “miedo” es solo un ingrediente más en este tipo de literatura, una sensación que queremos evocar en el lector. Por lo tanto, si a tu historia de terror le quitas el terror, debe quedar una historia. No debemos olvidar que una novela es, principalmente, un medio que un escritor utiliza para expresarse y comunicarse con el autor. Así que para que nuestra novela triunfe y le guste a nuestros lectores debemos, en primer lugar, contar una historia atractiva. Los argumentos donde solo aparecen sustos no suelen tener buenas críticas.

5. Lo clásico gusta, lo tópico, no

Este es muy importante. Como lectora siento que la literatura de terror está muy manida. Es complicado crear un argumento atractivo, con una historia dinámica y bien escrita que, a su vez, sea original en cuanto a los ingredientes de terror que presente… Así que, muchas veces, me encuentro en la situación de estar leyendo una novela que bien podría tener buenas críticas pero que, al final, cae en el tópico de su propio planteamiento. Así que, si os queréis dedicar a la literatura de terror, mi consejo como lectora (y escritora en algunas ocasiones) es que no tengáis miedo a experimentar y salir de vuestra zona de confort. Como escritores tenemos la obligación de exprimir la literatura y comprobar cuánto le queda aún por ofrecernos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s