8 planteamientos que podrían arruinar tu novela

Últimamente encuentro muchos manuales y artículos interesantes sobre literatura en Internet. Lo que más me llama la atención es que la gran mayoría dan pautas para escribir bien, pero muy pocos recalcan cuáles son los errores más comunes a la hora de construir una obra literaria.

Llevo algunas semanas recopilando información que tenía anotada en mis cuadernos. (Sí, esos cuadernos que llevo a los talleres literarios, conferencias y algún que otro evento). En ellos he dado con citas, consejos y pautas que ya había visto en Internet. Supongo que en cuanto a consejos se refiere, ya está todo escrito, pero quería compartir con vosotros una pequeña lista (resumida) que me dio una vez uno de mis profesores en el taller literario. Espero que pueda facilitaros un poco el trabajo.

EL PLANTEAMIENTO ENDEBLE
Nuestra novela no parece ser lo suficientemente interesante como para atrapar al lector.
¿Quiere decir esto que el argumento es pésimo o que no somos buenos escritores? En absoluto. El único problema, probablemente, sea que tu historia carece de consistencia. A pesar de lo que muchos creen, una trama bien construida se demuestra en el planteamiento, no en el nudo de la historia. Para que tu idea consiga atrapar al lector, el inicio debe dejar bien claro de qué trata la historia y quiénes serán los personajes implicados.

LA SALA DE ESPERA
Esta situación se da cuando nuestra novela no comienza nunca. Bueno, es verdad que nosotros hemos empezado a escribirla, así que empezar, empieza. Pero las páginas avanzan sin ningún giro argumental y parece que el conflicto principal nunca llega. Nuestro protagonista simplemente está envuelto en una escena descriptiva, sin que nada de lo que ocurre a su alrededor resulte relevante. Para evitar esto es recomendable examinar cuál es el primer conflicto que aparece en la trama que nos conducirá al nudo, y hacer todo lo posible porque suceda en las primeras veinte páginas. De esta forma nos aseguramos que el lector no pierda el interés.

LA CONSULTA DEL PSICOANALISTA
Con esto me refiero a esas novelas que durante sus primeras diez, veinte, treinta páginas solamente nos describen la vida del protagonista, su pasado, sus pensamientos y su personalidad. No creo que esto sea irrelevante para la novela, lo que sí opino es que el autor debe saber cuánta información dar y en qué momento contarla.
En la mayoría de estos casos, los datos que aportamos sobre el protagonista, por muy importantes que nos parezcan a nosotros, no tienen mayor relevancia para la historia. Es importante que los tengamos en cuenta para definir al protagonista en nuestra cabeza y sentirnos más cómodos a la hora de escribir, pero debemos valorar si estos datos son importantes que los conozca el lector o no.

EL ETERNO PAISAJE
Si has estado recientemente en un lugar inspirador, con un paisaje digno de cualquier historia de fantasía, no dudes en utilizar esas imágenes almacenadas en tu retina para el escenario de tu siguiente novela, pero procura que eso no sea lo único de lo que hables. Si tu protagonista se encuentra en ese paisaje paradisíaco, pero no sucede nada relevante y el lector sospecha que la historia se reduce a eso: mostrarle un paisaje, corres el riesgo de que tu novela no logre captar su atención.

EL ESPECTADOR
Si ya tienes definida la información que vas a aportar sobre el protagonista, el escenario y el conflicto principal de tu novela, debes prestar atención a la forma de narrarla. Que el lector se vea implicado y se sienta de alguna manera identificado con la historia es esencial para asegurarnos de que quiera leerla. Aunque el argumento esté bien definido y la idea sea buena, si el lector no logra empatizar con ella y entender el mensaje que quieres transmitir, no habrá modo de atraparlo.

LAS SOSPECHAS
Debes tener en cuenta que cualquier elemento que aparezca en la novela va a adquirir inmediatamente un papel importante para el lector. Si haces una mención a un objeto o si tu personaje se comporta de forma inusual por un hecho en concreto, ese objeto y ese comportamiento deben tener relevancia para la historia. Si no es así , y el lector percibe que avanzan las páginas y que ese objeto que se mencionó intencionadamente no vuelve a aparecer, o no se llegan a explicar las razones por las que ese personaje que reaccionó de una manera tan inesperada, nos arriesgamos a que el lector se sienta decepcionado y que abandone, por lo tanto, la lectura.

RELACIONES FORZOSAS
Debes tener en cuenta que la forma de presentar a tus personajes secundarios le dará pistas al lector sobre la relación que existe entre estos y el protagonista. Si no quieres que imagine relaciones que no van a tomar partido en la novela, será mejor que cuides los detalles.

MONÓLOGO INTERIOR
Este planteamiento es muy similar a los mencionados anteriormente y suele verse en novelas escritas en primera persona. En esta ocasión, nos encontramos ante una trama que no avanza porque el personaje tan solo se dedica a comentar, criticar y valorar todo lo que ocurre a su alrededor, envuelto en su propio monólogo interior, sin tomar ninguna decisión relevante en la historia.

En definitiva, cuidar de nuestro planteamiento es tan importante como el empeño que pongamos en el nudo y en el desenlace de la novela. Sabemos con seguridad que esas primeras páginas las leerán todos los lectores que se interesen en un primer momento por nuestro libro, pero no sabemos cuántos llegarán hasta el final. Nuestro objetivo es hacer que se interesen cada vez más por nuestra historia a medida que la van leyendo.

3 comentarios en “8 planteamientos que podrían arruinar tu novela

  1. Imagino que habrán más razones para arruinar una novela, pero desde luego estas son irrefutables. A veces nos centramos mucho en escribir esa historia que tenemos en la cabeza y nos olvidamos de cuestiones tan fundamentales como las que comentas aquí. De ahí la importancia de una buena correción y de los lectores 0. Muy interesante el artículo. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Me gustó el artículo por ser objetivo y bastante adecuado en cuanto al oficio del escritor se refiere. Lamentablemente, el escritor que comienza no podrá tener en cuenta cien por ciento estos planteamientos, estos se van a incorporar, poco a poco, a medida que lea, escriba, asista a talleres y conferencias. Pero principalmente, que lea y escriba. Aunque muchos de esos planteamientos también están relacionados con el estilo escritural. La clave está en ganar oficio. La clave no está en qué se cuenta, sino en cómo. Y escribir es un camino eterno de aprendizaje.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s