Cómo encontrar a tu lector cero ideal · Características

En el universo que gira en torno a la trayectoria de un escritor intervienen distintas profesiones que pueden ayudar a que su trabajo sea más productivo, como los editores, redactores, maquetadores, ilustradores, lectores, etcétera. En las próximas líneas analizaré la influencia de una figura tan imprescindible para un escritor:

EL LECTOR CERO

Podríamos definir al lector cero como aquella persona de confianza para el autor que se ofrece a analizar el primer borrador de su obra para brindarle después una valoración exhaustiva.

Es decir, un lector cero es nuestro “lector de prueba”, con quien simulamos la reacción que tendrían los futuros lectores si leyesen el manuscrito tal y como está. Es la primera persona en adentrarse en nuestro universo privado, nuestra obra, el proyecto en el que nos hemos volcado durante los últimos meses…

Por ese motivo debemos ser muy cuidadosos a la hora de escoger a nuestro lector cero. Muchos podrían pensar que basta con escoger a una persona que nos conozca bien, pero se equivoca. La función del lector cero influye notablemente en el trabajo de un escritor y puede ser la piedra angular que determine la futura publicación del libro. Por lo tanto, debemos tener en cuenta sus opiniones para tratar de sacarle partido a sus comentarios. Pero, ¿qué aspectos debemos valorar al buscar un lector cero?

En este artículo analizaremos las características principales que debe tener nuestro lector cero y podremos escuchar el testimonio de distintos autores emergentes, como David Luna, Gloria T. Dauden, Iria G Parente & Selene M. Pascual, a quienes les agradezco de corazón su participación en este artículo.

Coge una libreta y un boli para tomar nota, ¡que empezamos!

 

Características

LECTOR VORAZ

Sí, tal y como imaginabas, tu lector cero ideal debe ser alguien que ame leer tanto como tú escribir. No te recomiendo que escojas a tu mejor amigo, a tu pareja o a cualquier familiar si sospechas que le estás poniendo en un compromiso. Si tu lector cero no desea leer lo que escribes casi antes de que termines el primer borrador, búscate a otro inmediatamente. Eso no significa, por supuesto, que no pueda leer tus novelas antes de que se publiquen, pero no te sirve como lector cero. ¿Por qué?

ANALISTA

Un lector cero debe ser capaz de identificar los puntos fuertes de tu novela y, sobre todo, los tropiezos o aspectos a mejorar. Si tu lector cero no cumpliera el punto anterior y leyera tu manuscrito por compromiso, muy probablemente lo haría rápido y desalentado, además, su afán por terminarlo cuanto antes le haría pasar por alto los pequeños detalles que necesitas modificar. Te arriesgarás a que te dé una valoración superficial y poco sincera. Por lo tanto, necesitas a una persona con varias lecturas a su espalda para que sea capaz de analizar los tejidos de tu novela que debes zurcir…
Y eso nos lleva al siguiente punto.

RATÓN DE BIBLIOTECA

Un lector cero debe leer de todo; los géneros que le gustan, y lo que no. Solo así sabrás que es capaz de identificar en tu novela clichés, tópicos y argumentos que no funcionen. Aunque este punto solo es una recomendación personal, pues conozco a muchos lectores cero que solo leen sobre un género literario y dan buenas valoraciones (son los que menos, eso sí). Lo que sí recomiendo es que te busques un lector que, además, tenga afán por el cine y, por qué no, trabaje en el campo de estudio del que versa tu novela.

SIN PELOS EN LA LENGUA

Un lector cero debe ser valiente y directo; capaz de decir lo que piensa de forma constructiva. Si ya tienes seleccionado a tu lector cero ideal, pero sientes que no es del todo sincero contigo y que te dice solamente lo que deseas oír, cambia de lector. Quizás no quiera ser hiriente contigo porque considere que mejorarás con el tiempo los fallos que él ha percibido, aunque no te los diga o porque tema que te enfades con él. Esa actitud insegura y paternalista no te beneficia en absoluto. Busca a una persona que no tenga miedo de decirte lo que piensa, aunque quizás para ello debas aprender primero a aceptar las críticas. ¿Sino para qué quieres un lector de prueba?

COMUNICADOR

Como decíamos en el punto anterior, un lector cero debe ser capaz de decir lo que piensa sobre la novela de un modo constructivo para el autor. Por muy bien que uno escriba y por muy trabajada que esté la obra, es imposible que un lector cero no tenga nada que comentar sobre los aspectos a mejorar de una novela. Por lo tanto, si tu lector de prueba tiende a decir “tu libro está bien”, y realmente no encuentra nada que debas mejorar, quizás sea recomendable buscar una segunda opinión… o bien “entrevistarlo“.

¿Por qué digo esto y no que deberíamos descartar a esta persona como lector cero?
Porque muchas veces los lectores saben qué opinión tienen sobre la novela y qué sentimientos les ha generado, pero son incapaces de expresarlos, y menos aún al propio autor. Es como si una madre nos pidiese que le hablemos de los defectos de su hijo recién nacido. Puede parecer cruel y muchos lectores se intimidan. Pero no te desanimes: hay una solución.

En el siguiente artículo os daré ciertas pautas que debéis seguir para comunicaros mejor con vuestro lector cero.

 

Por si este artículo te ha sabido a poco y no puedes esperar al siguiente para aprender más sobre los lectores cero, he decidido entrevistar a cuatro autores emergentes, a los cuales aprecio y sigo de cerca.
Existen muchos factores a tener en cuenta a la hora de buscar un lector cero ideal y, evidentemente, cada autor debe ser capaz de analizar su propia obra y saber qué características buscar en sus lectores. Me gustaría que tuvierais en cuenta su valoración, vosotros que también escribís.

18519977_1304146876372306_930358293790442544_nEl primero de todos ellos es David Luna, autor de las novelas El Ojo de Dios, (obra publicada por Apache Libros, finalista del Certamen Alberto Magno, ganadora del Premio Imperdible a mejor obra fantástica en castellano y actualmente nominada al Premio Ignotus a mejor novela corta), Laberinto Tennen (publicada por Ediciones El Transbordador y actualmente nominada al Premio Ignotus a mejor novela) y Éxodo (o cómo salvar a la reina) de próxima aparición con Apache Libros y ganadora del Premio UPC 2016. Además de los premios mencionados, David ha obtenido muchos otros, como el Domingo Santos o el SER Ciencia Ficción. Todo ello le ha convertido en uno de los autores de ciencia ficción y fantasía emergentes en nuestro país, como atestigua el Chrysalis Award 2017, que le otorgó la Sociedad Europea de la Ciencia Ficción durante la 39ª EuroCon celebrada en Dortmund (Alemania).

Según tu experiencia como escritor, ¿ves necesaria la figura del lector cero para mejorar en tu trabajo?

No sé si necesaria, pero desde luego aconsejable. Siempre es enriquecedor contar con otros puntos de vista que además sean imparciales. Llegas a sorprenderte mucho con los comentarios que puedes llegar a recibir. Te cambian la perspectiva.

Por otra parte, ¿qué características personales y profesionales buscas en tus lectores cero habituales?

Lo que busco son personas con conocimientos literarios, muchas lecturas a sus espaldas y que no tengan pelos en la lengua. De nada te vale un lector cero si solo te da palmaditas en la espalda (aunque sean de agradecer también).Mi intención (y creo que lo he conseguido) ha sido aunar a lectores de todo tipo de géneros, no solo del fantástico, y de ambos sexos. Esto te ayuda a ver desde otros ojos y a entender hasta qué punto puede funcionar la obra en mercados distintos. A la vez, es fundamental disponer de gente curtida en tu propio género literario, para saber cuán original o entretenido ha sido uno.
Lo que evito (aunque no siempre), es el uso de otros escritores como lectores cero. Busco lectores y solo lectores. La perspectiva del escritor es distinta, introduce su propia forma de ver las cosas y puede terminar interfiriendo en la propia.

¿Contactas siempre con los mismos lectores?

Tengo que decir que he ido variando, aunque algunos se han convertido en fijos. Dar con un lector beta apropiado, con el que te entiendes bien, es toda una bendición.
De aquí en adelante, seguro que continuaré incorporando al equipo a más personas. De momento, no suelo utilizar más de cinco o seis lectores beta.

Una vez has contactado con tus lectores, ¿qué tipo de valoraciones esperas encontrar sobre tu obra? ¿Prefieres lectores cero que se centren en el impacto del desenlace, en los personajes o en el conjunto de la trama?

Me gusta que sean absolutamente libres para opinar lo que quieran de lo que quieran (que te comenten los puntos fuertes, lo que más les ha gustado, es también muy importante). Yo prefiero no darles pautas previas para que no haya ningún tipo de condicionamiento.
Después, una vez me han hecho llegar sus impresiones, suelo preguntarles sobre aspectos determinados que pueden preocuparme o, al menos, generarme dudas.

Cuando los lectores cero te han dado una valoración, ¿normalmente sientes que han resuelto todas tus dudas?

Depende de cada caso, desde luego las alarmas suenan cuando varios coinciden en la misma apreciación. Ahí hay que detenerse a reflexionar porque lo más probable es que pase algo. No es lo mismo una cuestión de simple gusto personal a que haya un aspecto que directamente no funciona en la novela. En cualquier caso, es extraño que no les pregunte algo concreto.

¿Qué tipo de cosas les preguntas?

Suelo preguntarles por aquello que puede generarme dudas: la reacción de un personaje, el ritmo en un determinado punto, el impacto del final, si se ha entendido cierta intención al escribir un pasaje… También lo que les ha gustado más y lo que les ha gustado menos.

¿Has colaborado alguna vez como lector cero para otro autor? ¿Cómo fue para ti la experiencia?

Tengo tantísimos proyectos que me es difícil participar como lector cero, pero alguna vez lo he hecho y todos los casos han sido distintos, pues depende mucho de la receptividad del escritor. Hay muchos a los que no se les puede decir nada que no les guste y otros que te hacen caso demasiado a pies juntillas.
La experiencia, desde luego, me ha sido muy valiosa, pues ponerte al otro lado te hace comprender también al lector cero y las dificultades que puede encontrar para decirte algo negativo sin herir. Ya lo decía el Buda: “Hay que ser sincero sin ser cruel”, pero claro, esto también depende del grosor de la piel de cada cual. En mi caso, prefiero la sinceridad que conlleva dolor, a la mentira piadosa, inofensiva pero inútil.

1898037_528737220573317_1344132208_nOtra de las autoras entrevistadas es Gloria T. Dauden, licenciada en Publicidad y RRPP y graduada en Historia del Arte. Fantasía, erótica y steampunk son sus preferencias a la hora de escribir. Se enamoró de la escritura de Michael Ende con seis años y desde entonces es su autor favorito, aunque tiene flechazos puntuales con otros escritores como ha sido el caso de Margaret Atwood en el último año. Siempre ha escrito, pero se tomó más en serio su carrera como escritora a partir de la publicación de su libro de relatos La Galería de Espejos (2012). Desde entonces no ha dejado de aparecer en diversas antologías, incluida la de ciencia ficción Alucinadas III. Su buena sintonía con el steampunk la ha llevado a estar presente en Ácronos vol. II, III y IV, en Fuenlalabrada Steampunk, en Calabazas en el trastero steampunk y en The Best of Spanish Steampunk (editorial Nevsky). También ha probado el greenpunk en Chikara: El poder de la Naturaleza. Planea sacar una serie de novelas que ahondan en estos mundos. Sus últimas publicaciones han sido El libro de las fantasías eróticas (Ronin Literario) y Volar sin alas. Además, uno de sus relatos se publicó en la nueva revista Windumanoth.

Según tu experiencia como escritora que ha editado sus propias obras, ¿ves necesaria la figura del lector cero para mejorar en tu trabajo?

Y si publicas con editorial también. No veo gran diferencia. Publique con quien publique, cuento casi siempre con los mismos lectores de prueba (ya llevo bastantes años con ellos) y las mismas pasadas de revisión. La única diferencia es que con la editorial la corrección final corre de su cuenta y con autoedición necesitas a un corrector externo, pero si hablamos de lectores cero, ya te digo que para mí el proceso es idéntico.

Por otra parte, ¿qué características personales y profesionales buscas en tus lectores cero habituales? ¿Contactas siempre con los mismos lectores?

Sí, como te decía, suelo contar con la misma gente, aunque según el género del libro o relato puedo optar por unos o por otros.
Mis lectores cero (yo los llamo “lectores beta o de prueba”) son ante todo devoradores de historias. Algunos son escritores también y los conocí en talleres de escritura, otros son lectores puros, pero con mucho conocimiento detrás. Me gusta combinar ambos perfiles y tener también la opinión de lectores puros.
Busco (o encontré, más bien) gente con perfiles distintos de edades, profesiones, aficiones para tener una visión global de lo que funciona mejor y peor del texto. A estas alturas ya sé perfectamente a quién puedo mandar mis historias y que no solo van a agradecer ser los primeros en leerme, sino que me mandarán comentarios útiles para mejorar la novela o relato (y en un tiempo razonable.)

Una vez has contactado con tus lectores, ¿qué tipo de valoraciones esperas encontrar sobre tu obra? ¿Prefieres lectores cero que se centren en el impacto del desenlace, en los personajes o en el conjunto de la trama?

Suelo decirles lo que quiero que miren con más detenimiento. Puede ser trama en general y desarrollo de personajes, pero a veces puedo destacarles una escena concreta que veo problemática (o no hacerlo para ver si ellos lo detectan también).
Diría que no espero nada en concreto, solo su opinión sincera. (Confesión: En mi fuero interno espero que me den el visto bueno y no tener que reescribir mucho, pero oye, reescribir es parte del proceso mismo de la escritura y es vital para construir una buena obra final).

Cuando los lectores cero te han dado una valoración, ¿normalmente sientes que han resuelto todas tus dudas o aún tienes preguntas que hacerles? ¿Qué tipo de cosas les preguntas?

Siempre les pregunto algo más después para incidir en los puntos en los que yo misma dudo.

¿Has colaborado alguna vez como lector cero para otro autor? ¿Cómo fue para ti la experiencia?

He sido profesora de escritura creativa y esa fue la época en la que leí más borradores de otros autores. Si me preguntas sobre amigos escritores, alguna vez que otra he sido lectora para ellos, sí. Incluso participé durante un tiempo en un intercambio con otra autora en el que cada semana nos comentábamos capítulos de nuestras respectivas novelas en una cafetería. Estuvo muy bien. En general la experiencia suele ser grata y, además, reflexionar sobre textos ajenos da mucha maña para analizar luego los propios en busca de errores. Es un buen ejercicio.

17021940_1325616334166880_2357444914472385146_nPor último, os dejo la opinión de dos autoras que escriben sus novelas juntas y, por lo tanto, deben ponerse de acuerdo también para seleccionar a sus lectores cero.
Iria G. Parente & Selene M. Pascual son autoras de fantasía cuyo trabajo en equipo las ha convertido en unas de las autoras emergentes en nuestro país. En los últimos tres años han conseguido atraer al público juvenil a la literatura con publicaciones como Sueños de piedra y Títeres de la magia, de la mano de Nocturna Ediciones, y Alianzas, reeditada por la editorial La Galera en 2016; con la que, además, obtuvieron en 2015 el premio El templo de las mil puertas como mejor novela nacional perteneciente a saga.

Según vuestra experiencia como escritoras, ¿veis necesaria la figura del lector cero para mejorar en vuestro trabajo?

La figura de las lectoras (casi todas son mujeres, en nuestro caso) cero es para nosotras fundamental. En primer lugar porque tratamos temas que pueden ser delicados o porque tenemos personajes de colectivos a los que no pertenecemos y necesitamos que nos guíen sobre cómo los retratamos. En segundo lugar intentamos ser coherentes con el mundo y documentarnos sobre lo que escribimos, pero a veces se nos escapan cosas, y por eso es indispensable tener a especialistas en un tema si lo vamos a tratar en más o menos profundidad. Y, finalmente, hay que reconocer que las autoras de un texto nunca son las más objetivas, así que necesitamos a alguien ajeno a la historia que sea objetivo y crítico con lo que les enseñamos.

Por otra parte, ¿qué características personales y profesionales buscáis en vuestros lectores cero habituales? ¿Contactáis siempre con los mismos lectores?

Tenemos a un grupo con el que contactamos siempre, porque confiamos plenamente en ellas y sabemos que van a ser sinceras aunque duela. Aparte de este círculo, también intentamos salir de nuestra zona de confort y buscamos a gente que se adapte a la temática de la novela o que pueda hacer una crítica objetiva sobre si hemos tratado bien a un determinado personaje.

Una vez habéis contactado con los lectores, ¿qué tipo de valoraciones esperáis encontrar sobre la obra? ¿Preferís lectores cero que se centren en el impacto del desenlace, en los personajes o en el conjunto de la trama?

Nos gusta que nos hablen de la obra en general porque creemos que está todo conectado. No puedes hablar de la trama sin referirte a los personajes, ni del desenlace en un vacío sin contexto.

Cuando los lectores cero os han dado ya una valoración, ¿normalmente sentís que han resuelto todas vuestras dudas o aún tienes preguntas que hacerles? ¿Qué tipo de cosas les preguntáis?

Siempre quedan preguntas por hacer, aunque intentamos que nos vayan dando sus impresiones a medida que leen en vez de esperar a que acaben, porque consideramos que la evolución de los personajes, por ejemplo, debe verse también en la opinión que un lector o una lectora tiene del mismo. De la misma forma, a veces jugamos con el misterio, así que sus teorías a medida que leen nos ayudan mucho a ver si lo estamos haciendo bien.

¿Habéis colaborado alguna vez como lector cero para otro autor? ¿Cómo fue para vosotras la experiencia?

Iria: He sido lectora cero para particulares y lectora editorial para editoriales. En ambos casos soy bastante dura, porque entiendo que hay que serlo. Al fin y al cabo, el fin es hacer que una obra sea lo mejor que pueda ser, así que de nada sirve pasar por alto errores o percepciones que alguien pueda tener.
Son dos posiciones diferentes, claro: cuando eres lectora cero para un autor puedes preocuparte solo de lo puramente literario (y social, también, en cuanto a mensajes posibles que da la obra, etc). Cuando trabajas para una editorial, tienes que tener en cuenta muchos más factores: por ejemplo, sin ir más lejos, el factor comercial. No todo lo que se llega a publicar es bueno a un nivel literario y cuando trabajas para editorial tienes que ser muy consciente de eso. Es posible que tengas que recomendar la publicación de un libro que a ti en lo personal no te ha gustado (y eso debes expresarlo también, por supuesto) pero que sabes que en cuanto salga en las librerías lo va a petar.

 

Espero que hayáis disfrutado con este artículo y que os haya servido de ayuda. No dudéis en escribir un comentario con vuestras experiencias con los lectores cero y vuestros trucos a la hora de seleccionarlos. ¡Nos leemos la semana que viene!

 

Un comentario en “Cómo encontrar a tu lector cero ideal · Características

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s